Coaching directivo – Programa

Objetivo del Programa de coaching directivo

¿En qué consiste el programa?, ¿cuál es su objetivo? Los equipos necesitan líderes amables, que dejen espacio para contribuir, que motiven, que estimulen las iniciativas y que sean permisivos con el error controlado, a la vez que permiten aprender.

Independientemente del carácter o la personalidad, con un ejercicio de práctica consciente, es posible identificar comportamientos positivos y convertirlos en hábitos.
Se consigue así un círculo virtuoso que desarrolla al líder y al equipo.

El objetivo de este programa es conseguir exactamente eso. Desarrollar hábitos positivos para conseguir que seamos líderes amables, capaces de complementarnos con los demás miembros del equipo y de dejarles espacio para contribuir.

Fases del programa

Nuestro estilo de liderazgo está determinado por nuestro carácter y el conjunto de nuestras creencias. Al descubrir el driver de nuestra personalidad, que condiciona nuestras percepciones y motiva nuestras decisiones, ganamos objetividad y control. Para conseguirlo, este programa de coaching para directivos se estructura en torno a siete ejercicios que nos llevarán de la mano por tres etapas:

  1. Autodescubrimiento
    Se trata de conocer mi perfil de liderazgo y su relación con el carácter. Aceptar pros y contras, y convertir en hábitos las buenas prácticas que expanden mis límites.
  2. Autodesarrollo
    Consiste en aprender a emular los comportamientos funcionales de cuatro habilidades de liderazgo que han demostrado ser efectivas en situaciones cambiantes.
  3. Autogestión
    Los líderes efectivos ponen su energía en lo que los motiva y, en paralelo, compensan sus limitaciones al complementarse con los demás.

Ejercicios

Siguiendo las tres etapas anteriores, evolucionamos mediante siete ejercicios pensados para llevarnos de la mano a través de una evolución natural. Se parte de la comprensión de uno mismo y se acaba retando nuestras creencias para entender otras perspectivas, no necesariamente mejores ni peores, simplemente alternativas.

  1. Valores
    ¿Cuáles son mis valores? ¿Cuál es la fuerza más profunda que me mueve en la vida?
    Los valores están vinculados al afecto y motivan a la acción. Van más allá de situaciones específicas y nos sirven como criterio y guía en nuestras decisiones.
  2. Emociones
    ¿Qué emociones despiertan en mí los valores? ¿Cómo reacciono frente a lo que pasa a mi alrededor?
    Las emociones interrumpen lo que está pasando y centran la atención en aquello que es importante para nosotros. Nos alteran y nos motivan a la acción.
  3. Cualidades distintivas
    ¿Quién soy? ¿Cuáles son mis cualidades más destacadas? ¿Qué me diferencia de otros?
    Todos tenemos algo especial, algo que nos diferencia, algo característico. Tiene que ver con nuestro carácter y con nuestra personalidad.
  4. Línea de vida
    ¿De dónde vengo? ¿Cuál es mi historia? ¿Qué explica por qué soy así?
    Nada sobra. Todo ha hecho que seamos como somos. Conocer porqué soy como soy va de la mano de saber lo que nos influyó, lo que nos marcó, lo que nos inspiró.
  5. Reinterpretación
    ¿Y si no es cierto? ¿Qué pasaría si hago las cosas de manera diferente?
    Otras personas, con otros valores, que les generan emociones diferentes, hacen las cosas de otra manera. Son alternativas válidas. Nada está escrito en piedra.
  6. Desbloqueo
    De acuerdo, Si no es cierto, habrá que intentarlo. ¡Vamos a probarlo!
    Nuestras creencias, son nuestras, pero no son únicas. Aceptar la diferencia es un ejercicio que enriquece, ponerlo en práctica nos hace crecer.
  7. Refuerzo
    ¡Ya es un hábito! Sigo siendo yo pero ahora soy capaz de hacer otras cosas de manera natural.
    Con la práctica, aprendemos a hacer cosas que, aunque no sean espontáneas, se han convertido en naturales. No somos diferentes, pero sí más sabios.

Plan de acción

Acabado el programa, empieza la acción. Ahora es cuando le aco provecho en el día a día. No solo he crecido como persona, he aprendido a ser más tolerante y a poner en valor otras opiniones. Los demás me enseñan y me complementan.

Dónde quiero llegar

Este es un programa de coaching para directivos que busca el crecimiento y desarrollo personal y liderazgo. La intención es crecer personalmente y desarrollar nuestra capacidad de liderar equipos. Si somos capaces de motivar a nuestro equipo, de aceptar y poner en práctica sus sugerencias, de involucrarles en las decisiones de manera que vean el resultado como propio, entonces habremos superado la limitación que tiene un solo individuo frente a problemas complejos.

  • Al final, se trata de ganar paz interior, aceptándonos a nosotros mismos, con nuestras virtudes y con nuestros defectos.
  • Se trata de mejorar nuestras relaciones. Aceptando a los demás y entendiendo su comportamiento.
  • Se trata de complementarnos. Valorando las diferencias y permitiendo que otros lleguen donde nosotros no podemos.

Sobre mí

Mi mujer me dice que tengo la cabeza de un psicólogo, el corazón de un emprendedor y el carácter de un ingeniero… De acuerdo, mi mujer exagera. 😊

Sin embargo, sí es cierto que dudé hacer la carrera de psicología cuando me decidí por hacer empresa en ESADE. Y también lo es que en 1995 decidí fundar una empresa de formación con juegos y simuladores porque sentía que me faltaba aire. Lo de ser ingeniero va más con mi personalidad perfeccionista y metódica.

La verdad es que este programa tiene un poco de los tres. Es un programa que sigue un método, un sistema, un conjunto de ejercicios muy pensados. Todos ellos están desarrollados desde la psicología e incluyen test muy reconocidos. Y sin duda es un proyecto vital, que conecta con todo lo que soy, con mi experiencia y mis conocimientos. Es una aventura que inicié como el trabajo de fin de master de coaching y hoy lo ofrezco con mucha ilusión.

Un abrazo
Ricardo

Scroll al inicio